Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Pepe el ternero. “Contextos» (I) y «La ‘granja-santuario’ o … ¿quién sabe?» (II).

Jesús Fraile. Traducción del original en catalán.  

El Ternero Pepe, en las instalaciones de la granja-escuela.

Pepe es el ternero de una granja escuela valenciana, sin recursos para atenderlo.  El confinamiento ha dejado este negocio sin los ingresos provenientes de las visitas escolares y sin capacidad económica para garantizar los cuidados más básicos de los animales que formaban su “catálogo».  Hablamos de la limpieza de las instalaciones, de cuidados veterinarios vitales o de la comida de los animales, entre los que ya se han producido muertes a causa de esta situación.

La granja-escuela pidió la ayuda del santuario Compasión Animal[1], el único del País Valenciano.  Un santuario es una propuesta que da valor a los animales por ellos mismos, dejando de lado el que hayan podido tener por su uso o por su precio.  En el santuario, los animales se convierten en refugiados que dejan de trabajar o servir a los seres humanos y son atendidos por seres humanos que trabajan para ellas y ellos voluntariamente, fruto de una decisión libre.

Por un lado, el santuario rescata, da refugio y cuida de unas pocas entre las millones de víctimas de la explotación animal, principalmente entre las llamadas «de consumo”.  El santuario también conciencia a la sociedad sobre esta realidad a través de las historias de unos seres únicos y con vidas llenas bien lejos de la explotación, con evoluciones y cambios, con relaciones complejas y vínculos muy profundos.  Finalmente, el santuario aporta importantes conocimientos sobre estos animales y sus necesidades por encima de los que genera su explotación, que sólo tiene interés en saber lo necesario para sacar de ellos el máximo rendimiento en el menor tiempo posible.

La granja-escuela cedió «la propiedad» de sus animales, incluido el ternero Pepe, al santuario.  Ser el objeto para un uso hace necesaria una forma de perder esa condición y convertirse ese sujeto de una vida propia que nunca se había estado.  La propiedad legal de los animales los protege de puertas hacia fuera del santuario, para que adquieran su verdadero estatus al único espacio físico donde pueden serlo.  La tierra «sagrada»[2] del santuario es la Libertad y la Seguridad de estos animales.

Un santuario, esa propuesta nueva de la que hemos hablado, se ha de «legalizar» con normativas viejas hasta que exista un reconocimiento legal específico, lo que podría pasar durante esta legislatura.  Mientras, pueden optar por transitar por los caminos marcados para las explotaciones ganaderas o por los de las normativas para refugios de animales domésticos, y ninguno de ellos es fácil.

Si optan por la explotación ganadera, los animales siguen siendo de «consumo» de puertas hacia fuera.  Están sometidos a marcajes con los crotales clavados en las rejas, con su número de esclavo, y los controles periódicos destinados para que la carne, la leche o cualquier otro producto obtenido de animales enfermos no pasen nunca a la cadena alimentaria, evitandose así el peligro de propagación de enfermedades entre seres humanos.  Estos tests pueden condenar los animales si dan el más mínimo indicio de una enfermedad infecciosa.

Con la opción del refugio de animales dejan de ser «de consumo» y pasan a ser «de compañía”.  Los chips sustituyen a los crotales y los tratamientos veterinarios borran la amenaza de los mataderos.  Pero, requieren la obtención de un núcleo zoológico, certificación que regula qué características deben tener los refugios de perros y gatos.  Para convertir a las vacas, a las ovejas o a los cerdos en animales «de compañía», vuelven a surgir las reglamentaciones de ganadería como referente en cuanto a cuestiones como los espacios, las densidades, las características de los alojamientos individuales o en grupo y los controles sanitarios.

La relación del único santuario valenciano con la administración valenciana nunca ha sido buena.  Se ha evidenciado la falta de voluntad política para adaptar las herramientas legales a estas necesidades, y han sido años de tira y afloja entre unas instancias y otras, entre los requerimientos a nivel municipal, comarcal y autonómico, entre el núcleo zoológico y la explotación ganadera.  Se hizo evidente que la presencia de un santuario es muy incómoda a la hora de terminar rápidamente, vía matadero, con los decomisos de animales por desatención o abandono de los propietarios, y más si estos casos se convierten mediáticos.  Durante todo este largo proceso de legalización del santuario, las personas fundadoras tuvieron que oír varias veces que, si se marchaban a cualquier otra comunidad autónoma, allí los trámites serían más ágiles[3].

Los problemas no desaparecieron cuando finalmente se consiguió la certificación de núcleo zoológico.  Las conexiones legales con las prácticas ganaderas han sido un lastre para el santuario y el principal pretexto de la administración para castigar esa presencia incómoda.  Primero, Compasión Animal fue sancionada para retirar los crotales a los animales que ya habían sido identificados con chips, sanción que implica un embargo mensual y que, por tanto, disminuye unos recursos que deberían estar destinados a cubrir las necesidades de estos animales.  Los ingresos de el santuario se obtienen íntegramente de las aportaciones de personas socias, madrinas y colaboradoras.

Los toros que, actualmente, viven en Compasión Animal. A la derecha está Ferdinand y en el centro, negro, Patricio. A su lado está Sansón, un semental descartado por la industria cárnica a causa de su edad, y detrás de todos está Moisés, un macho de los que la industria lechera engorda para la carne.

Con los «saneamientos» (pruebas para la detección de enfermedades como la tuberculosis bovina) se ha llegado aún más lejos.  Ferdinand, un toro salvado de morir a una terrible becerrada cuando era una cría, aún no ha podido ser testado.  Patricio, otro toro rescatado de un circo ya muy mayor, dio un positivo dudoso con una prueba muy controvertida por su poca fiabilidad.  Muchos animales son condenados a morir en el matadero a partir de este test a pesar de que las analíticas post mortem confirman muchísimos falsos positivos.

Personal técnico de la Generalitat le ha dicho a la gente del santuario que un segundo positivo de Patricio implicaría su «muerte preventiva», a pesar de que no es un animal destinado al consumo y que se garantizaría su tratamiento con las medidas de seguridad y aislamiento que precisen.  Este personal técnico ha llegado a decir que «esto no es Madrid», en referencia al caso de la vaca Carmen.  Refugiada en el santuario Vegan[4], dio positivo en tuberculosis y se salvó del matadero después de una campaña de recogida de firmas.  A partir de este caso, la Comunidad de Madrid reconoció que un santuario no es una explotación ganadera y garantizó que ningún animal sería enviado al matadero debido a los saneamientos[5].  Carmen ha muerto hace muy poco en su hogar y entre su gente, plácidamente y debido a su edad[6].

Pepe todavía está en la granja escuela, porque se ha denegado su traslado a Compasión Animal[7]. El santuario no tiene reconocida la calificación sanitaria por estar pendientes las pruebas al Patricio y el Ferdinand.  El problema está pendiente de solución hace más de 8 meses[8], a pesar de que sólo requiere un compromiso firme por parte de la administración de garantizar la vida de los animales en caso de positivos confirmados ya que, por parte de Compasión Animal, se garantizarían todos los tratamientos necesarios (como se haría con perros y gatos, por ejemplo) y se tomarían todas las medidas de aislamiento y seguridad que eliminan el riesgo de contagio a otros animales.

Estos hechos conforman el contexto de lo que le pasa al ternero Pepe, pero queda fuera del argumentario de cargos públicos con mucha costumbre de eliminar verdades que no les interesan para hacerse proclamas a medida y convertirlos en una verdad entre tantas, a base de declaraciones y publicaciones en las redes que multiplican su alcance cuando su gente seguidora se hace eco.

No les ha gustado nada la campaña para salvar a Pepe, con una recogida de firmas a través de la plataforma change.org[9].  A la hora de explicarse, han querido reducir la cuestión a una supuesta negativa por parte del santuario a realizar los saneamientos pendientes, utilizando el Pepe como rehén gracias a su «propiedad» y evitando su traslado a otro santuario (sin específicar cuál sería).  Incluso, han generado un alarmismo injustificado tirando de argumentos fáciles, con descarados paralelismos entre los riesgos de contagio de la tuberculosis y la situación actual, generada por la pandemia de la COVID19 [10].

Ésta es una de las respuestas más controvertidas de Mónica Oltra, en la que se escuda en la acutal situación del COVID19 pese al injustificado alarmismo que pueda generar. La vicepresidenta del Consell ha negado haber hecho estas afirmaciones y, con la captura de su cuenta de Instagram delante, lo ha continuado haciendo.
Una declaración extensa, en la misma línea de las de la consellera Mireia Mollà.

Además, desde la Dirección General de Derechos Animales, que tiene por delante un trabajo muy importante para culminar la necesaria legislación de santuarios que este caso vuelve a poner de manifiesto, les han hecho de abogados y han dado por buenos los argumentos descontextualizados de las miembras del Consell valenciano.  Esta sorprendente actitud de una instancia que ha llegado para hacer política posible en favor de los animales también incluye explicaciones como la de un conocimiento, a través de los expedientes administrativos, que no tenemos a pie de calle.

Parte de un debate con el director general de derechos animales, Sergio Garcia Torres.

Para salvar a Pepe sobran los despropósitos en las redes.  No se necesitan grandes esfuerzos, ya que el santuario se encargaría de darle la vida que merece con sus propios recursos.  Basta, por una parte, la voluntad política de asumir el santuario como una realidad y dejarle hacer su trabajo y, por otra, una gestión por parte de las instancias técnicas y administrativas que aplicara correctamente las normativas, en sintonía con esa voluntad política[11].

De este modo, se acabarían los embargos injustificados, ya que los animales están identificados con los chips de una forma mucho más segura que con los crotales.  Todos los controles sanitarios se harían con normalidad, sin amenazas ni miedos, y los animales enfermos seguirían siendo tratados de sus enfermedades.  Es como se hace en un santuario, sin necesidad de ninguna normativa, por la salud y la vida de los animales y con esa diligencia que no se ha visto nunca a una explotación ganadera o, menos aún, en los miles de linchamientos de bous al carrer que se hacen en los municipios valencianos, con animales que pueden ser portadores de la tuberculosis[12] corriendo asustados por las calles y las plazas.  Si hace falta una alarma social, está mucho más justificada en estos casos.

De esta manera no harían falta peleas en las redes y Pepe ya estaría en su casa, viviendo la vida hermosa que la está esperando.  Y, dentro de muchos años, le tocará morir como la vaca Carmen, tranquilo, querido y rodeado de su gente, con la hierba fresca bajo los pies y la mirada en el horizonte.

———

[1] https://www.facebook.com/santuariocompasionanimal/

[2] Animalisme CAT, Jesús Frare, 20/10/2020, Pau i treva.  Reivindicant el nom de santuaris, https://animalismecat.blogspot.com/2019/10/pau-i-treva-reivindicant-el-nom-de.html

[3] Facebook, Santuari Compassió Animal (@santuariocompasionanimal), 30/03/2020, Tenemos que  hacernos oir para salvar al ternero Pepe, https://www.facebook.com/santuariocompasionanimal/videos/211834346718933/

[4] https://www.facebook.com/SantuarioVegan/

[5] eldiario.es, El caballo de Nietzsche, Ruth Toledano, 03/02/2017, Carmen: drama de una vaca en cuatro actos, https://www.eldiario.es/caballodenietzsche/Carmen-drama-vaca-actos_6_608649151.html

[6] Facebook, Santuario Vegan, 25/04/2020, Ayer murió Carmen, la vaca más querida del santuario Vegan… https://www.facebook.com/SantuarioVegan/photos/a.224940537561215/2880668661988376/

[7] El Salto Diario, Maria R. Carreras, 07/04/2020, Salvar al ternero Pepe: cuando las trabas institucionales impiden que se rescate a un animal, https://www.elsaltodiario.com/infoanimal/salvar-al-ternero-pepe-trabas-institucionales-impiden-que-se-rescate-a-un-animal-santuario-compasion-animal

[8] Facebook, Santuari Compassió Animal (@santuariocompasionanimal), 02/05/2020, Ahora dicen que nuestros animales son un riesgo para la sociedad, https://www.facebook.com/santuariocompasionanimal/videos/3052075178184415/

[9] change.org, Santuario Compasión Animal, 27/03/2020, Salvemos al ternero Pepe, https://www.change.org/p/conselleria-de-agriculta-de-la-generalitat-valenciana-salvemos-al-ternero-pepe-change-org-salvemosalterneropepe?utm_source=grow_es&utm_campaign=pss

[10] Facebook, PACMA Comunitat Valenciana (@PACMAC.Valenciana), 04/05/2020, PACMA denuncia las inoportunas y peligrosas afirmaciones de Mónica Oltra y Mireia Mollà, https://www.facebook.com/PACMAC.Valenciana/videos/229987121764519/

[11] Es Diario, Raquel Aquilar, 20/04/2020, ¿A quién le importa Pepe? https://www.esdiario.com/336818357/A-quien-le-importa-Pepe-.html

[12] Cadena Ser – Radio Valencia, Hora 14, Juan Magraner, 01/02/2019, Los veterinarios aseguran que hay más tuberculosis bovina en la Comunitat por falta de control en ‘bous al carrer’, https://cadenaser.com/emisora/2019/02/01/radio_valencia/1549025154_489337.html


La «granja-santuario» o … ¿quién sabe?  Pepe el ternero (II).

Jesús Frare (19/05/2020). Traducción del original en catalán.

Triste continuación de Contextos. Pepe el ternero.

Tomé parte en un debate sobre el bloqueo al santuario Compasión Animal[1] para rescatar al ternero Pepe.  Sergio Garcia Torres, director general de Derechos Animales, me dijo que «puede ir a cualquier santuario que tenga calificación, este es el compromiso de la consellera personalmente conmigo”.  Las experiencias previas me hicieron desconfiar automáticamente de ese «compromiso» de la consellera Mireia Mollà; mi mente fue automáticamente de la “perrera/protectora» a la «granja/santuario”.

Si, es aquí, en el País Valenciano, donde hace años que opera el primero de estos extraños conceptos y no inventado por la derecha.  Teóricamente, consiste en que un gobierno muy progresista y muy sensible con la situación de los animales contrata una de estas perreras para la «recogida» de los animales abandonados de su demarcación, pero con un «tratamiento especial”.  El centro de exterminio legal de perros y gatos los capturará en la calle y los trasladará a sus instalaciones, pero no los podrá matar.

Como estamos hablando de un negocio, la administración contratante deberá pagar un precio por el servicio básico de cazarrecompensas (captura, traslado a la prisión y ejecución) y un innovador precio de secuestro, una cuota periódica que es el hilo del que cuelga la vida del individuo prisionero.  Teóricamente, mientras la administración pague ese rescate, permanecerá encerrado en una jaula desde donde verá pasar a los perros que no tienen la suerte de haber caído en una demarcación tan sensible.  Todos y todas las que matan, otra vez teóricamente, tras vencer el período mínimo de custodia legal de 14 días.

Este modelo tan progresista fue diseñado en Gandia[2], donde todavía funciona a pesar de las promesas electorales[3].  Ya son más de cuatro años defendiéndolo como el más animalista del mundo, a pesar de las evidencias que una perrera siempre será una perrera.  A pesar de que, para que esos perros salgan del infierno, siempre han de intervenir personas voluntarias y protectoras con sus propios recursos mientras los amigos del Corralet, el gran centro de exterminio que ha prosperado con el cambio político, engorda sus cuentas de beneficios.

Como detalle curioso hay que decir que quien dio la cara por esta propuesta fue +Gandia, la coalición en el gobierno formada por Compromís, EUPV y ERPV.  El PSPV siempre se las ha arreglado para estar allí, junto al socio del gobierno, para con un «sentido crítico» que no ha evitado que esta lamentable situación llegara tan lejos como para multar la protectora SPAMA Safor[4], que era la llevaba más de 25 años prestando el servicio de rescate, refugio y gestión de adopciones en este municipio antes de que triunfara esta alternativa tan animalista.  La multa ha sido para presentarse, respondiendo a los repetitivos retos de los partidos y coaliciones del gobierno municipal, a un concurso pensado para un negocio y no para una protectora sin facturaciones ni beneficios.

La Comunidad Valenciana es una tierra donde el maltrato animal es omnipresente y cotidiano, justificado con las formas de fiesta, «deporte tradicional», afición, tradición y negocio.  Se pueden cerrar las calles, con la gente prisionera en sus casas, para hacer bous al carrer.  Una bandada de decenas de palomas[5], tapando la fuga de una hembra asustada, puede caer sobre el techo de tu coche cualquier día del año.  Puedes escuchar como los carreteros insultan y amenazan a los caballos de tiro[6] mientras arrastran por cualquier camino una rueda de tractor tumbada con una gran piedra dentro.  Incluso, puedes ver “paranys”[7] montados y listos para usarlos, a pesar de todas las prohibiciones.  Los miedos, tristezas y lamentos están muchas veces frente a tus ojos, junto a tus manos, al alcance de tus oídos y de tu nariz.

La gente de los gobiernos del cambio entienden su sensibilidad animalista como una evidencia compatible con esta realidad.  Muy pronto, dejaron claro que no se iba a tocar porque está muy asentada, que era necesario un cambio social que no había llegado y que, cuando llegara, ya hablaríamos.  A pesar de los distintos roles en el seno de los pactos de gobierno, todos los partidos del cambio han querido jugar la carta del «animalismo sensato» que se demuestra con calculadas declaraciones estrictamente personales o acariciado un gatito para una foto electoral.

Siempre me ha entristecido que, desde el principio, se las ingeniaran para encontrar nombres relevantes que dieran un apoyo a sus políticas, soportes que no encontraban aquí.  Animalistas y organizaciones con prestigio que los felicitan a las redes por sus políticas animalistas, que vienen «a provincias» para posar sonrientes en las fotos mientras nosotros y nosotras nos manifestamos en la calle, que cuidan de la buena imagen del gobierno del cambio.  La mía ha sido una forma curiosa de llegar a un valencianismo animalista forzado por el peso que tienen nuestras fronteras, delimitadoras de una terrible realidad que el valencianismo en el gobierno quiere maquillar con soportes que busca y encuentra en Madrid y Barcelona.

El estrellado animalista también ha corrido a justificar al gobierno valenciano en el caso de la granja-escuela y el pobre Pepe.  Incluso, hay quien lo ha hecho sin saber muy bien lo que tenía que justificar (no os preocupeis, es una forma de hacer habitual en este caso específico).  Todo mientras las ovejas que sufrían la misma situación que Pepe morían con la única atención de personas voluntarias y del propio santuario, en unas condiciones muy precarias causadas, principalmente, por los bloqueos por parte de la administración valenciana.

Así, “nosotros y nosotras», el movimiento animalista, somos los que contamos que la responsabilidad recae en Compasión Animal por no tener las calificaciones necesarias, con todo lujo de detalles sobre el motivo de las muertes «fortuitas» de las ovejas. “Nosotros y nosotras», el movimiento animalista, intervenimos en las publicaciones críticas y de denuncia de la situación para aportar la «versión oficial», la que hace aparecer la Mónica Oltra a esas publicaciones como por arte de magia.

Finalmente, las ovejas supervivientes han sido trasladadas a petición de la propietaria de la granja escuela y con las pertinentes autorizaciones por parte de la administración.  No se sabe dónde, porque ya no tenemos ninguna de todas esas explicaciones tan transparentes que nos dan cuando les conviene.  El santuario ha informado de esta triste noticia, que se produjo mientras se esforzaba en cumplir las condiciones que había puesto la Conselleria respecto a los saneamientos de cabras y ovejas del santuario[8].

Es así como me vuelve a la cabeza ese compromiso de la consejera Mollà.  Como no creo que las ovejas hayan sido trasladadas a un santuario secreto, empiezo a temer que tendremos una variante de la «perrera/protectora» en forma de “granja/santuario».  Que nos presentarán a un granjero o un pastor como «santuario en funciones”.  Que nos dirán que estas ovejas tienen un trato diferenciado del que reciben las explotadas por su lana, su leche y sus crías, enviadas al matadero.  Y que animalistas famosos nos explicarán que todo esto es responsabilidad del santuario, nunca de los y las sensibles animalistas que nos gobiernan.

Es una queja por comparación con el trato que recibieron las autoridades de la Comunidad de Madrid por el caso de la vaca Carmen, una especie de justificación de una posible reacción a algunos insultos que cae encima de los animales.

———

[1] https://www.facebook.com/santuariocompasionanimal/

[2] Animalisme CAT, Jesús Frare, 18/12/2016, Caguerades, https://animalismecat.blogspot.com/2016/12/jo-dic-no-sr.html 

[3] Animalisme CAT, Jesús Frare, 09/12/2018, Gandia de llops ferotges i gossos engabiats, https://animalismecat.blogspot.com/2018/12/gandia-de-llops-ferotges-i-gossos.html

[4] Animalisme CAT, Jesús Frare, 31/10/2019, Pobres animals, que mai podran fer política.  La multa de Gandia, https://animalismecat.blogspot.com/2019/10/pobres-animals-que-mai-podran-fer.html

[5] Animalisme CAT, Jesús Frare, 12/12/2011, Colombicultura.  La cultura amagadahttps://animalismecat.blogspot.com/2011/12/columbicultura-la-cultura-amagada.html

[6] Animalisme CAT, Jesús Frare, 04/09/2017, Especisme igual a masclisme.  Tir i arrossegament (III), https://animalismecat.blogspot.com/2017/09/especisme-igual-masclisme-tir-i.html

[7] Animalisme CAT, Jesús Frare, 17/10/2011. Prou de parany i enfilat!, https://animalismecat.blogspot.com/2011/10/normal.html

[8] Facebook, Compassió Animal, 19/05/2020, Os contamos sobre el caso de la granja escuela, https://www.facebook.com/santuariocompasionanimal/videos/947917932336779/ 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star